canal de Marianela en Youtube

Entrada destacada

¡Bienvenidos!

Bienvenidos a: Gracias por estar siempre junto a mí y por seguirme a donde vaya. Hemos estado unos días sin poder conectar nuestro d...

martes, 26 de enero de 2010

Una Gran Aventura: La Muerte IX

PARTE IV

La enfermedad y la muerte son condiciones esencialmente inherentes a la sustancia, y así como el hombre se identificó con el aspecto forma, así también será condicionado por la Ley de Disolución. Esta ley, fundamental y natural, rige la vida de la forma en todos los reinos de la naturaleza. (17-368)


(1) La liberación del alma, por medio de la enfermedad y la muerte, no es necesariamente un acontecimiento desgraciado. Es esencial que se adopte una nueva y mejor actitud hacia el fenómeno de la muerte, lo cual es posible y está cercana. Sobre esto no es necesario que me extienda, pero trato de darles una nueva perspectiva del tema de las enfermedades y la muerte. (17-259)

2) Segundo, la enfermedad es a veces parte incidental del proceso por el cual el alma abandona su morada. A esto le llamamos muerte y puede venir rápida e inesperadamente cuando el alma se retira súbitamente del cuerpo. O la muerte puede extenderse durante un largo período y el alma demorar meses o años para su lento y gradual desprendimiento del cuerpo, el cual agoniza lentamente.  (17-40)


(3) La enfermedad puede constituir una muerte gradual y lenta y así liberar al alma. Entonces no será posible la curación, no obstante son necesarias medidas paliativas y sedativas y ciertamente deberán ser aplicadas. La duración de la vida puede prolongarse, pero no es posible una curación permanente y definitiva. Esto no lo comprende el curador mental común. Convierten a la muerte en algo horrible cuando en realidad es una amiga benevolente.


La enfermedad puede ser el súbito y final llamado para que el cuerpo renuncie al alma y la libere para otro servicio.

En estos casos debe hacerse todo lo posible desde el punto de vista de la moderna ciencia médica y quirúr­gica y de sus ciencias afines, tan numerosas hoy. Tam­bién puede realizarse mucho desde el ángulo de la cura­ción mental y espiritual, con la ayuda de la ciencia de la sicología. Algún día habrá mayor colaboración y una sintetización de sus esfuerzos entre estos distintos cam­pos. (17.40/1)


(4) Será evidente para el pensador casual, que mu­chas enfermedades y las causas de la muerte se deben a las condiciones ambientales de las cuales él no es responsable, estas abarcan desde los acontecimientos estrictamente externos hasta las predisposiciones here­ditarias, y podrían enumerarse de la manera siguiente:

1.        Accidentes, que pueden ser causados por negligen­cia personal, acontecimientos grupales, descuidos de otras personas, refriegas callejeras como en los ca­sos de huelgas y por la guerra. También pueden ser producidos por un animal o víbora, envenenamiento accidental y muchas otras causas.

2.        Infecciones que llegan al hombre externamente y no como resultado de su propia y peculiar condición san­guínea, constituyendo las diversas enfermedades in­fecciosas y contagiosas y las epidemias prevalecien­tes. El hombre puede contraerlas en el cumplimiento del deber, por sus contactos diarios o por la amplia propagación de la enfermedad en su ambiente.

3.        Enfermedades debidas a la desnutrición, especialmen­te en los niños. Este estado de desnutrición predis­pone al cuerpo a la enfermedad, aminora la resisten­cia y la vitalidad y contrarresta "el poder luchador" del hombre, conduciéndolo a la muerte prematura.

4.        Herencia. Existe como bien se sabe ciertos tipos de debilidad hereditaria que predispone a la persona a contraer ciertas dolencias y llevan a la consecuente muerte o producen esas condiciones que conducen a un constante debilitamiento del aferramiento a la vida; también existen esas tendencias que constitu­yen una especie de apetito peligroso y producen hábi­tos indeseables, relajamiento de la moral, y son un peligro para la voluntad del individuo, inhibiéndolo en su lucha contra tales predisposiciones, sucumbe a ellas y paga con la enfermedad y la muerte el pre­cio de tales hábitos. (17-23/4)


(tomado de: Una Gran Aventura: La Muerte


Por el Maestro Tibetano
Djwhal Khul


(Alice A. Bailey)


consulta sobre tus vidas pasadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario

Si te gustó, compártelo


Share/Bookmark

Amuletos Mágicos

Amuletos Mágicos
Encuéntralos aquí

Entradas populares

Consultas de Tarot a Distancia

Consultas de Tarot a Distancia
Contáctanos- Te enviaremos información

Marianela en Mailxmail

Marianela en Mailxmail
cursos gratis

PIDE UN MENSAJE A LOS ÁNGELES

Concentrándote con ojos cerrados por un instante, luego puedes abrirlos y clickear al azar en la imágen que sientas debes abrir. Allí encontrarás un mensaje de los Ángeles especial para tí